Hippies del siglo XXI. Rainbow warrios y su búsqueda espiritual

2245714237_efa7b9045b.jpgEl Encuentro Arco iris queda entre los valles del Cajón del Maipo, a unos veinte kilómetros después de San José de Maipo. Ahí se reúnen alrededor de veinte jóvenes, la mayoría estudiantes universitarios, que suben cada fin de semana a vivir en comunidad en la tierra de Nunca Jamás.

 

Bautizaron su campamento como Nunca Jamás, la tierra mágica donde vivía Peter Pan por la libertad con que viven: se bañan desnudos en el río, duermen todo el día, se tiran piqueros desde una catarata de tres metros o meditan. Cada uno hace lo que quiere, pero está prohibido comer carne o productos de origen animal y mucho menos destruir la naturaleza.

La mayoría practica yoga, aunque no se puede clasificar sólo por eso pues toman elementos de las culturas guaraní, maya y hasta dakota para imitar sus rituales. Por eso muchos de ellos cada mes hacen el Temascal y ceremonias con hongos alucinógenos, San Pedro y Ayahuasca, siguiendo los rituales de pueblos chamánicos de América. Esto los convierte en una especie de yoguistas, ecologistas, antropológicos y misticistas. “No se muy bien qué somos a la hora de encasillarnos, pero lo que hacemos es defender la naturaleza y la vida del mundo. Rechazamos el dinero y las cosas del Babilon (ciudad), acá no necesitamos nada de eso para vivir, sólo amor”, dice Carlos o Bugui, su nuevo nombre dado desde el bautizo que la comunidad lo dio. Brugui vive permanentemente en la comunidad junto con Juan, Rosario, y Diego, los cuatro líderes de la comunidad. Aunque no están organizados jerárquicamente, ellos cuatro junto con Natalia García organizan el terreno y las treinta carpas instaladas para acoger a todo el que llegue, pero las decisiones importantes como prestar el lugar a otras organizaciones, programar encuentros y rituales, se toman en comunidad.

Natalia García es presidenta de la comunidad y la representante para Chile de International Rainbow Warriors, una organización internacional nacida en Estados Unidos que tiene el fin de “unificar a la humanidad en una sociedad global dedicada a encontrar un modo de vida sustentable”, como señala su página web. “Con ellos organizamos reuniones Arco iris anuales. En enero de este año vinieron cien personas de casi todo el mundo al encuentro de luna (nueva) a luna (nueva)”, cuenta Natalia. Los encuentros se hacen en todo el mundo según el calendario lunar maya. Su interacción con la organización queda ahí, pues esta también contempla la tarea de ser activistas activos y enfrentar a las autoridades de todo tipo con seguimiento a la corrupción y las medidas ambientalistas de los gobiernos, organizar marchas en pro de sus objetivos y ayudar así a formar su sociedad mundial. En ese sentido ¿la comunidad no es más bien una forma de escapar de la ciudad y sus obligaciones? “No porque nosotros nos organizamos con otras comunidades para que cada vez más personas puedan acceder a lo que hacemos y no sea algo tan elitista como es ahora”, responde Natalia, sin embargo no aclara si intentan cumplir con los objetivos de la organización Rainbow Warriors.

La comunidad se sustenta con lo que cada integrante saca de sus casas o compra por sus propios medios antes de ir al campamento. Muchos de ellos venden artesanías para conseguir dinero, aunque dentro de la comunidad se negocia con trueque.

Un día en la comunidad

539756226_1308064311.jpg

Llegar es complicado. Una hora en metro hasta estación Las Mercedes de la línea L4 y otra hora en metro bus hasta San José de Maipo. Desde ahí lo mejor es hacer dedo hasta el puente El Toyo. De ahí hay que cruzar el puente y encontrar el camino señalizado con una bandera con el símbolo de la imagen, el nuevo signo de la paz. Hay que cruzar dos cerros en un sendero señalizado con trozos de cinta naranja y estar atento para no caerse, puede que sin cuidado uno termine en el fondo de un precipicio ensartado con las espinas de los cactus que crecen por doquier.

Al llegar, Carlos (prefiere que le digan Brugui) recibe con los brazos abiertos al visitante y agradece a la naturaleza que te haya dejado llegar porque “ella decide quien llega y quien no”, señala con seriedad. Ofrece un pan con tomate e invita a entrar al Tipi, una carpa tipo indio norteamericano con fuego dentro donde otros cinco integrantes de la comunidad, entre veinte y cuarenta años, reciben con canciones en guitarra, tambores y trutruka. De los demás miembros de la comunidad diez están en ritual de purificación (con hongos alucinógenos) y otros seis en un ritual Daime (con ayahuasca). Brugui promete llevarme a ver el ritual de purificación más tarde, mientras me lleva a pasear por el lugar. Un río corta el valle iluminado por la luna y los árboles esconden las veinte carpas desparramadas en el terreno.

“Acá se puede hacer casi de todo, menos comer carne. Igual a veces con el Juan y la Rosario bajamos a San José y comemos un poco, pero yo tengo que dejarla si quiero convertirme en Yogi”, cuenta Brugui. Él cree que el bosque está lleno de duendes y que algún día le perderán el miedo a la gente, se acercarán a ellos y vivirán todos en comunidad. También cuenta que recibió dones cuando chico y es capaz de desdoblarse, ver el aura de las personas y captar sus energías, por eso se dio cuenta de que Magdalena, una mujer de 38 años que llegó hace poco a la comunidad, no es una buena persona. “Es bruja, anda con el tarot para todos lados y altera el ambiente cuando llega. La Nati y Diego me dijeron lo mismo, pero no podemos echarla aunque tenga el aura negra y densa”.

Suena una trutruka lejos. Brugui me lleva hacía lo alto del cerro donde en el lecho seco de un río un grupo de jóvenes mira absorto el fuego de una pequeña hoguera. El guía de la experiencia es sobrino de un chamán ecuatoriano y es el que lleva los hongos, la ayahuasca y todas las hierbas necesarias para los rituales. Él, con una jeringa, hace que todos aspiren por la nariz la chinga (tabaco remojado y líquido), una fuerte mezcla de tabaco amazónico con agua y hierbas que despeja las vías respiratorias y la visión de los que se encuentran realizando el ritual. Cuatro veces por cabeza y luego con ramas y la percusión de los tambores se purifica el aire. Dos de ellos comenzaron a reír y bailar, los otros ocho siguieron mirando el fuego sin decir palabra. “Esas cosas no las pasan en estado puro a Chile, se traen las semillas y cultivan todo acá”, señala Brugui. Luego los dos bailarines se sentaros y se pusieron en el mismo estado que el resto de sus compañeros hasta las tres de la mañana, cuando nos fuimos a acostar.

Al día siguiente todo el campamento se despierta con el ronquido de la trutruka. Se prepara un desayuno de sémola con canela, frutas y galletas integrales. Brugui coloca una alfombra cerca del río y llegan las seis personas que hicieron el ritual de Daime la noche anterior. Juan y Rosario me explican que se trata de tomar ayahuasca y bailar convocando a las figuras cristianas. “Muchas canciones con la virgen María, Jesucristo y Dios. Nos tenemos que colocar una vestimenta especial y bailar durante doce horas”, dice Juan, un argentino de 36 años. También contó que el objetivo de tomar ayahuasca es encontrar lo que verdaderamente quieren hacer en la vida. “Entonces todo se simplifica y buscas lo que necesitas sin tanto rollo que se hace la gente. Si quieres libertad, buscas libertad, si quieres amor, buscas amor y así con todo”, señala Juan. Él y su novia Rosario, chilena de veinte años, hicieron eso y dejaron familia, estudios y profesión para encontrar la libertad y el amor que les faltaba. Ellos dos se irán dentro de dos meses a viajar por tiempo indefinido.

El ritual antes de desayuno consta de una meditación grupal de media hora que finaliza con tres largo “ohms”. La mayoría medita en ropa interior de cara al río. Después de desayunar los hombres se van a construir un refugio para los próximos días de lluvia y las mujeres se van a recolectar leña para el Temasacal de unos días. Ninguna de estas tareas es obligación y los que participaron de rituales la noche pasada se van a dormir.

Antes de irme le comenté a Brugui que tenía la sensación de que ellos arrancaban de la ciudad, que en el fondo era tapar el sol con un dedo pues nada de lo ellos rechazaban desaparecía cuando se iban al campamento. Él sonrío y se encogió de hombros. “El mundo va a cambiar sólo, yo prefiero ocupar mi energía en evolucionar yo”, señaló antes de dejarme en el camino a la ciudad.

 

|

Comentarios

Hola.

Existe un despertar espiritual en la Tierra, un despertar de la conciencia que inclusive es retratado en las portadas de los periódicos. Es oficial, porque así lo establece el Panel de cambio climático que obtuvo el Nóbel de la paz hace tres años, que nuestro sistema de relaciones altera el clima de la Tierra. Por ello, es una conclusión científica que cambiar nuestro sistema de relaciones es la solución.

Miguel D'Escoto Brockman, Presidente saliente de la Asamblea General de Naciones Unidas en Junio del 2009 señaló que él intuye que la solución es la Nóosfera. Esto es un paso evolutivo planetario hacia reconocernos una sola familia, habitando en este momento la Tierra, sincronizando nuestro espíritu con nuestro corazón. Lo dice una de las más altas autoridades sobre la Tierra.

Comento lo que señala la periodista acerca de creer que estas personas "arrancan de la ciudad". Creo que el movimiento esencial que ocurre en la Tierra y que provoca este despertar a entender que debemos modificar nuestras costumbres, nos señala que la solución para ser coherentes es triple:

1.- O vives en una ecoaldea, como el Toyo.

2.- O te unes a una caravana que conecte centros donde se viva de manera ejemplar, reciclandolo todo.

3.- O, se es parte de alguna iniciativa de Transición a la nueva era, para lo que es extremamente útil aprender de Permacultura que es la ciencia de las soluciones.

 

En este tiempo de emergencia de la conciencia cósmica dos mantras son principales: 1.- Echarle pa'delante. 2.- Confiemos en que todo se está dando del modo perfecto.

 

Ayun

Sri Jei Piz

Responder

es la mejor moda los hippes por todas partes hay moda pero ninguna como esta11111111111!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Responder
eso existe aun?
Responder

era bonita la intencion

pero hoy en día la comunidad vale callampa, andan puro mendigando, ratoneando y cero buena onda.

puro matan perros, jahja vegeterianos decian , son canibales ahora. chao hippies chantas. y ojo con la vieja que anda robando entrada a lukita jajhhaj

Responder
Spot on with this write-up, I absolutely feel this web site needs far more attention. I'll probably be back again to read through more, thanks for the info!
Responder
Sweet blog! I found it while searching on Yahoo News. Do you have any tips on how to get listed in Yahoo News? I've been trying for a while but I never seem to get there! Cheers
Responder
These are truly enormous ideas in concerning blogging. You have touched some pleasant factors here. Any way keep up wrinting.
Responder

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar